Escucha esta nota aquí

Un colegio de la zona de Nor Yungas expulsó a cuatro adolescentes embarazadas y a dos que dieron a luz hace poco, lo que refleja "una visión patriarcal y discriminatoria que castiga a las mujeres por ser madres", denunció hoy el Defensor del Pueblo de Bolivia, Rolando Villena.

El Defensor dijo en un comunicado que una investigación confirmó la expulsión de las menores y expresó su preocupación por el hecho de que se vulneren sus derechos.

El director del colegio explicó a la Defensoría que las alumnas tienen permisos para no asistir a clases a petición de sus padres, pero pueden presentar las tareas y dar exámenes.

Sin embargo, Villena consideró que se trata de "una forma velada" de expulsión que afecta los derechos de las adolescentes y las discrimina al separarlas por ser madres del resto de las alumnas.

"Tampoco son válidas las razones que señalan que este tipo de acciones responden a la presión de la comunidad porque los derechos a la educación, a no ser discriminado y a ejercer la maternidad en condiciones de igualdad y protección, están por encima de otras consideraciones que no vienen al caso", sostuvo el funcionario.

Según el comunicado, el colegio denunciado, cuyo nombre no fue citado, se comprometió a dejar sin efecto esas medidas.

Las normas bolivianas prohíben rechazar o expulsar del sistema educativo a las menores por estar embarazadas, asimismo cualquier tipo de discriminación está sancionado con penas de uno a cinco años de cárcel.

El Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) alertó este año sobre el alto índice de embarazos adolescentes en Bolivia, que alcanza a una cuarta parte de las jóvenes entre 12 y 18 años. 
?