Escucha esta nota aquí

EL DEBER hizo un recorrido por la capital cruceña en el que se pudo ver los destrozos causados por los fuertes vientos que el miércoles llegaron a 100 km/h y que este jueves rondan los 60 Km/h.

Letreros desgarrados, árboles caídos y una casa que perdió parte del tejado son algunas de las consecuencias de las fuertes ráfagas que motivaron que la Gobernación cruceña y el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología emitieran la alerta roja en la ciudad.

El pronóstico del clima indica que en las próximas horas la intensidad de los vientos bajará hasta los 20 km/h y que esta noche ingresará un frente frío con temperaturas en torno a los 20 ºC.