Escucha esta nota aquí

El presidente italiano Giorgio Napolitano renunció por su avanzada edad a su cargo tras haber garantizado por casi un decenio la estabilidad política en Italia, con lo que se abre una fase incierta de pugnas por su sucesor.

La carta de renuncia fue presentada este miércoles a la presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Boldrini, quien convocó para el 29 de enero una asamblea conjunta con el Senado y los representantes de 20 regiones con el fin de iniciar la elección de su sucesor.

El Parlamento italiano, cumplirá el plazo de quince días previstos para elegir al sucesor de Napolitano, quien renunció anticipadamente al cargo por razones de edad.

Napolitano, que este año cumple 90 años, había anunciado su decisión en un mensaje a la nación por el fin de año.

El cargo será ocupado en forma transitoria por el presidente del Senado, Pietro Grasso.

La elección del sucesor de Napolitano se anuncia difícil ya que la derecha y la izquierda no han logrado un candidato de consenso.

El candidato al cargo más importante y estable del país, con mandato de siete años, es tradicionalmente una personalidad por encima de los partidos y una figura que garantiza el equilibrio de la vida política, ya que es la única persona con derecho a disolver el Parlamento y a convocar elecciones legislativas anticipadas.

El camino para la elección 

"Se trata de una fase delicada y difícil" para Italia, reconoció Renzi, quien delineó las características del futuro jefe de Estado: "Debe ser un árbitro equilibrado y sabio", dijo.

Las votaciones para remplazar al excomunista Napolitano, quien aceptó con reticencia el segundo mandato en febrero del 2013 debido a que las fuerzas políticas no lograron un acuerdo, son secretas.

Los parlamentarios suelen liberarse de la disciplina de partido, por lo que históricamente no ha sido fácil llegar a una elección.

En 1978, el popular y carismático socialista Sandro Pertini, fue elegido en la 16ª vuelta.

Lanzar falsos candidatos, "quemar" rivales y ocultar el nombre hasta último momento han sido tradicionalmente algunas de las estrategias para elegir a la personalidad que ocupará por siete años el legendario palacio del Quirinal.

Estas votaciones resultan además particularmente delicadas y obligan al primer ministro Renzi a medir su fuerza política.

Entre los nombres que suenan para relevarlo figuran Carlo Padoan, ministro de Economía, Roberto Pinotti, ministra de Defensa y el exalcalde de Roma, Walter Veltroni.

1.009 "grandes electores" -630 diputados, 315 senadores, 5 senadores vitalicios y 58 representantes de 20 regiones- han sido convocados para la elección del sucesor de Napolitano.

Reacciones

La renuncia del anciano estadista ha generado una avalancha de mensajes, entre ellos del papa Francisco, quien desde Sri Lanka le envió un telegrama para honrar a una "personalidad tan sabia y brillante" que contribuyó a reforzar "los ideales de solidaridad, unidad y concordia" del país.

Mientras, cientos de tuit han sido enviados con la frase "GraziePresidente" (Gracias presidente).

Entre los detractores resalta el movimiento antisistema Cinco Estrellas, que considera que Napolitano abusó de sus poderes y le pidió que renuncie al cargo de senador vitalicio de manera que el Estado ahorre dinero y evitar que su voto contribuya a la elección de su sucesor.