Escucha esta nota aquí

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió a los embajadores de ese país ser "extraordinariamente activos" en la defensa de los intereses del país sobre la demanda marítima que Bolivia interpuso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).

“No necesito subrayar ante diplomáticos tan experimentados la importancia que tiene la defensa de los intereses permanentes del país (...). Chile requiere que seamos extraordinariamente activos en todas estas materias, estoy segura de que así será", dijo Bachelet al inaugurar un encuentro de embajadores chilenos designados en países de América.

Bolivia presentó una demanda en 2013 ante la Corte de La Haya para obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar, y así honrar la pérdida de sus costas marítimas en el océano Pacífico en una guerra que libraron estos países a fines del siglo XIX.
El canciller chileno, Heraldo Muñoz, y el equipo jurídico que prepara la defensa en la Corte de La Haya, expondrán en el encuentro de embajadores la estrategia de Chile ante la demanda que interpuso el Gobierno boliviano.

Para Evo está encaminada
El presidente Evo Morales dijo ayer en su discurso de investidura que la demanda marítima contra Chile "está bien encaminada" en la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, y que, "por historia y derecho", Bolivia volverá "un día" al océano Pacífico "con soberanía".

Esa afirmación fue realizada en el Palacio Legislativo, en La Paz, en presencia de más de cinco mandatarios y vicepresidentes y representantes de 40 países de cuatro continentes y en presencia de la delegación del Gobierno de Michelle Bachelet, el titular magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Chile, Sergio Muñoz, que asistió a la investidura de Morales.

Pero el diputado de Unidad Demócrata (UD), Luis Felipe Dorado, tiene otra lectura. Dijo que la ausencia de Bachelet y autoridades de otros países como Colombia al acto de posesión de Morales es una mala señal para el Gobierno boliviano respecto a la demanda que interpuso el Gobierno de Morales contra el Estado chileno.

“La ausencia de la presidenta de Chile o de autoridades de países vecinos es mala señal para el país”, afirmó Dorado.

Por su lado, el portavoz internacional de la demanda marítima y expresidente de Bolivia, Carlos Mesa (2003-2005), dijo que es fundamental que las primeras potencias del mundo "comprendan" la causa boliviana, ya que su "palabra es siempre importante", y afirmó que Bolivia no cambiará de estrategia para la difusión de su reclamo, que es un derecho soberano de una salida al mar.

Chile argumenta que tal demanda no tiene asidero al afirmar que las consecuencias derivadas del conflicto bélico fueron zanjadas con un tratado de paz y amistad que firmó con Bolivia en 1904, por lo que objetó la competencia de la CIJ