La Agencia de Correos de Bolivia solo está empleando un tercio (alrededor de 100) de los empleados que tenía la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol), indicó Iván Céspedes, director ejecutivo de la firma. La intención de la entidad es optimizar los procesos y utilizar tecnología para brindar un mejor servicio.

Céspedes estima que el proceso de entrega de paquetes pendientes (unas 11 toneladas) acabe en unas dos o tres semanas. Hasta la fecha, ya se han entregado 19 toneladas. 

“Se ha resguardado la correspondencia de aeropuertos y terminales de buses a escala nacional. Esto desvirtúa lo que se decía en redes sociales de que se están perdiendo las correspondencias”, afirmó Céspedes.

A decir del director de la Unidad Liquidadora de Ecobol, Jaime Cabezas, ya se realizó el pago de las deudas a las AFP del año pasado y las anteriores a esa gestión continúan en proceso de conciliación. La deuda por pensiones e impuestos es de Bs 233,7 millones.  

En Santa Cruz, EL DEBER constató que el servicio en la nueva Agencia de Correos es irregular, ya que solo se está entregando la correspondencia, pero no se realizan envíos de cartas y paquetes al exterior. 

Solo dos personas atienden en las oficinas a las decenas de personas que cada día llegan a preguntar por sus encomiendas.