Escucha esta nota aquí

Un sonado caso de espionaje sacudió la relación entre Chile y Perú. Los tres marinos peruanos denunciados por presunta filtración de información clasificada a Santiago habrían enviado imágenes encriptadas por correo electrónico, aseguró el presidente de la Corte Militar Policial, Juan Pablo Ramos. El presidente de Perú, Ollanta Humala, advirtió que, si se comprueba y confirma el presunto caso de espionaje, será un hecho "gravísimo para las relaciones bilaterales" entre ambos países.

El pago de agentes chilenos a dos militares de la Marina peruana para que espíen a favor de Chile, fue calificado como un "trascendido de prensa" por el portavoz del gobierno, Alvaro Elizalde. "Son trascendidos de prensa", afirmó Elizalde ante la consulta de la prensa chilena por el hecho divulgado por el canal América Televisión de Perú.

Correos electrónicos y viaje
Los suboficiales de la Marina Johnny Pilco y Alfredo Domínguez "habrían enviado por correo electrónico imágenes con detalles que estamos tratando de descifrarlos", debido al uso de "sistemas complejos", indicó el titular del fuero militar.

"Son imágenes encriptadas que solamente podrían entender el remitente y el que recepciona", precisó Ramos.
Pilco y Domínguez son investigados por los presuntos delitos de traición a la patria en tiempos de paz, infidencia y desobediencia, mientras que el técnico de tercera de la Marina Alberto González lo es por desobediencia, explicó el juez militar.

El delito de traición a la patria es penado con no menos de 20 años de cárcel, el de infidencia con un máximo de 10 años y el de desobediencia con hasta cinco años de prisión.

Ramos dijo que los tres uniformados habrían salido sin autorización del país y se habrían reunido con terceros, supuestamente personal militar de Chile, lo cual es un "indicio razonable" para poder investigarlos.
El presidente del fuero militar recordó que en Perú tres militares han sido sentenciados por traición a la patria y que el último fue el suboficial de la Fuerza Aérea Víctor Ariza, condenado en 2010 a 35 años de prisión por filtrar información reservada a Chile.

En el reportaje televisivo se indicó que los militares peruanos realizaron espionaje y recibieron pagos de parte de agentes de la Armada chilena, quienes se hicieron pasar por empresarios italianos.

El analista de Inteligencia Alfredo Domínguez y el operador Johnny Philco, están en prisión en Lima desde octubre pasado, luego de haber confesado que fueron contactados por los empresarios italianos quienes les pagaban por información acerca de las labores de supervisión que la Marina de Guerra del Perú hacía sobre pesca de altura, según América Televisión