Escucha esta nota aquí

La situación de los adultos mayores es preocupante. Según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) para el año 2016, aproximadamente 790.000 personas de la tercera edad no acceden a la protección social de la jubilación.

Problemática
De acuerdo con el estudio del Cedla para el 2016 un total de 170.826 personas contaban con los ingresos que les otorga la jubilación, lo que representa solo un 17% del total de la población de adultos mayores.
La porción restante de la población de adultos, aproximadamente 790.000 personas, no se beneficiaba de esa protección, según el centro de estudios.           
Este 17% da cuenta de que la cobertura del sistema de pensiones es baja y solo alcanza a un grupo reducido de personas.
Este limitado alcance se explica por el carácter contributivo individualista del sistema de pensiones vigente en el país. Este beneficio depende casi exclusivamente del ahorro de los trabajadores.
Varios factores son los que limitan el acceso al sistema de pensiones, entre ellos el elevado índice de informalidad de las fuentes laborales, que no brinda a los trabajadores “el lujo” de aportar a su jubilación o cobertura de salud.
Giovanna Hurtado, investigadora del Cedla y responsable de esta investigación, señaló que también afectan el acceso a la seguridad social de largo plazo la alta rotación de fuentes laborales, y la flexibilización de la contratación. Esto deriva a malas condiciones laborales que dificultan la posibilidad de aportar al sistema de pensiones.
De acuerdo con datos de Instituto Nacional de Estadística (INE) hasta junio de este año, la población de 60 años es de 996.415 habitantes. En el área urbana hay 288.690 hombres y 336.938 mujeres. Por otro lado en el área rural se encuentran 182.573 hombres y 188.214 mujeres.