Escucha esta nota aquí

El futbolista Emmanuel Eboue vive en una situación lamentable a sus 34 años de edad. El marfileño sufre de una crisis económica que comenzó el año pasado cuando la FIFA lo castigó suspendiéndolo del fútbol por no pagarle a su exagente una deuda pendiente.  Al mismo tiempo, se separó de su esposa, quien terminó demandándolo y así perdió todos sus bienes.

Tras su exitoso paso por el Arsenal de Inglaterra, teniendo cualquier tipo de lujos, autos y una Mansión, ahora Eboue se refugió en la casa de una amiga que le presta un colchón para descansar en la noche, ya que un día se lo encontró durmiendo en las calles de Londres donde trata de ocultarse de la gente.

Este domingo tuvo una entrevista con The Mirror, medio británico, que reveló la desafortunada etapa de su vida deportiva e intima. El crack explicó  que “pequé de inocente. No tengo idea de cuestiones económicas, nunca he visto un banco por dentro. Y es que no tengo ninguna preparación al margen del fútbol y nunca he sabido cómo funciona esto” enfatizó el jugador.

Cuando estoy en mi casa, apagó las luces porque no quiero que la gente vea que hay alguien. Temo que un día u otro la policía llame a la puerta” para desalojarlo. “Quiero que Dios me ayude, solo él puede sacarme de la cabeza esos pensamientos  de quitarme la vida” concluyó Emmanuel

No todo es malo, su historia se dio a conocer  y desde Europa occidental acudieron en ayuda de Eboue, más precisamente,  el Galatasaray de Turquía. El director técnico Faith Terim se ofreció darle una mano al jugador y le propuso un puesto como entrenador  asistente de la sub 14 del club.  Esto según apunta Mundo Deportivo España