Escucha esta nota aquí

El fenómeno de El Niño llegó en condiciones inéditas a Perú en esta temporada, pues pese a que es considerado fuerte, no ha mostrado todo su poder, con lluvias menores a las esperadas, según un especialista del gobierno.

"El Niño que se presenta es inédito, tiene el nivel de fuerte pero aún no ha mostrado su poder. Todo hace indicar su declive hacia lo moderado", dijo a la AFP, Grinia Avalos, directora de la Unidad de Climatología del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología.

Las lluvias que deberían estar afectando el norte de Perú aún no se presentan en toda su magnitud y la sequías en las zonas andinas, aunque causan preocupación, son moderadas, explicó la especialista.

El fenómeno climatico golpeó con dureza Centroamérica y parte de Sudamérica con fuertes sequías, inundaciones, muerte de ganado y destrucción de cultivos. Pero en Perú el evento no ha sido de la misma magnitud.

"En el norte, considerado como la posible zona más afectada por el fenómeno se registran lluvias usuales de verano, aunque podrían llegar a ser más intensas de lo normal", dijo Ávalos pero aseguró que no tendrán la magnitud que tuvo el evento en 1982-83 y 1997-98.

En 1982-1983, las inundaciones y sobre todo las epidemias, dejaron 9.000 muertos en Perú, y el PIB cayó 11,6%. En 1997-1998 se registraron 500 muertes y una caída del PIB de 6,2%.

El evento comenzó en otoño de 2015 con "un nivel de extraordinario pero entre noviembre y diciembre entró al rango de fuerte. Se espera para febrero y marzo que la anomalía disminuya y pase a un Niño moderado", señaló la especialista, aunque advirtió que no se debe bajar la guardia.

El Comité Multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) informó que existe un 65% de probabilidades de afrontar un fenómeno moderado en la costa, con precipitaciones.

En las regiones andinas existe un atraso de lluvias que afecta a la parte central del país, donde están las cuencas que distribuyen agua a los ríos Rímac y Chillón, abastecedores de los nueve millones de habitantes de Lima, por lo que la empresa abastecedora reducirá la presión del envío durante la noche.