Escucha esta nota aquí

La exfiscal de Distrito de La Paz, Patricia Santos, renunció a su cargo, luego de que se la destinara a Chulumani y se le asignaran el cargo de Fiscal de Materia II, hecho que consideró una degradación. Acusa al fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, de ejercer represalias en su contra.

"Presento mi renuncia al cargo de Fiscal de Materia II, pidiendo que la misma sea aceptada previo a otorgarme 20 días de vacaciones que tengo pendientes y que por Ley me corresponden", señala la nota presentada por la investigadora. 

Además, denunció represalias por parte del fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, por no encubrir un caso que involucra a uno de sus familiares y por intentar esclarecer lo sucedido con la muerte del bebé Alexander. 

"He manifestado que en caso de negarse la existencia de un despido indirecto, presento mi renuncia. Me cambiaron de ítem y no me respondieron mi renuncia, por lo que la tuve que presentar de nuevo (...) Es de lamentar que en mi gestión hayan habido casos que afectaran a la familia del fiscal. He sido víctima de represarías y presiones", denunció en entrevista con radio Panamericana.

Santos señaló que tiene familiares que cursan estudios en unidades educativas, por lo que no puede salir de la ciudad y también presentó varias bajas médicas que también justifican su permanencia en La Paz. Recordó que ya realizó sus servicios en provincia. 

Santos llegó a deber 33 meses de alquiler de un bien inmueble y fue destituida del cargo de fiscal departamental de La Paz, para luego ser destinada al área rural. Ella sostiene que su reasignación es irregular y se debe a otros factores.   ,