Escucha esta nota aquí

Ante el creciente número de adolescentes embarazadas o que ya son madres, el Ministerio de Educación instruyó que a partir de esta gestión se priorice la prevención de los embarazos en menores de edad y la violencia sexual, como parte del compromiso del Estado de garantizar el desarrollo pleno de este sector de la población.

El ministro de Educación, Roberto Aguilar, pidió a las direcciones departamentales coordinar acciones para reforzar los programas de prevención en las escuelas, mediante la educación integral.

El titular de la Dirección Departamental de Educación (DDE), Salomón Morales, indicó que en Santa Cruz los colegios ya vienen trabajando en esta temática, toda vez que los maestros incluyen en sus planes temas relacionados con sexualidad, educación sexual y reproductiva y educación en valores.

La directora de educación alternativa de la DDE, Sandra García, aclaró que esta temática es parte de la materia de Biología en secundaria.

Realidad que preocupa
La preocupación de las autoridades es por el creciente porcentaje de adolescentes en estado de embarazo. Según datos del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa), el 18% de las adolescentes, de 15 a 19 años, ya son madres o están embarazadas. Del total de menores embarazadas solo el 32% culminó la primaria y siete de cada diez no planificaron quedar en estado de gestación.

Según la última Encuesta Nacional de Juventudes, de 2008, los municipios que presentan mayores porcentajes son: El Alto (83%), Guayaramerín (76%) y Santa Cruz de la Sierra (71%). En la capital cruceña, según el Servicio Departamental de Salud (Sedes), durante el primer semestre de 2013 se registraron 19.810 embarazos en menores de 20 años.

Destacan la iniciativa
La representante del Unfpa en Bolivia, Ana Angarita, destacó la decisión del Gobierno boliviano de reforzar acciones educativas en los colegios para prevenir esta problemática y expresó su pleno respaldo a dicha iniciativa.

El director del Sedes, Joaquín Monasterio, dijo que se llevan adelante programas de prevención en los colegios, pero ve necesario que en el currículo educativo se incluya una materia de educación sexual integral para que los esfuerzos tengan mejores resultados