Escucha esta nota aquí

La presidenta de Chile Michelle Bachelet asistirá a los ejercicios militares que realizarán las Fuerzas Armadas de su país en la frontera compartida con Bolivia y Perú, bajo el denominativo de "Huracán 2015", según cita hoy "La Tercera".

"Desde "La Moneda" explican que la participación de la Mandataria en la actividad no responde a ningún hecho inédito. Argumentan que el expresidente, Sebastián Piñera, también asistió a la edición anterior de Huracán, en 2013", detalla la publicación. 

Conoce más: García le dice a Chile que Bolivia no tiene miedo

La información recuerda además que "Bachelet ha participado de otras dos actividades similares: el ejercicio militar Salitre de la Fuerza Aérea en 2014 y otro junto al ejército Argentino en octubre de este año", aunque ahora el despliegue bélico genera mayor polémica.

El presidente en ejercicio de Bolivia, Álvaro García Linera, señaló hoy que "a los hermanos de Chile se les ocurre mandar tanques aviones, soldados a la frontera con el Perú. ¿Para qué? ¿A quién quieren intimidar? ¿A quién quieren hacer tener miedo? A nosotros eso no nos provoca ningún miedo".

Lee también: Bolivia ve que ejercicios de Chile no se justifican

Los ejercicios militares se desarrollarán en el cercanías de Pozo Almonte del desierto de Atacama, sector limítrofe con los territorios de Perú y Bolivia. El vecino país movilizará una importante cantidad de efectivos, tanques, aviones y vehículos militares.

Junto a Bachelet también se confirmó la presencia del ministro de Defensa chileno, José Antonio Gómez, y se espera que el titular de Interior, Jorge Burgos, también confirme su asistencia para presenciar las tareas.

Puedes ver: Consideran normales los ejercicios que hará Chile

"Tal vez algunos grupos conservadores en Chile todavía piensan que con esta clase de ejercicios de las Fuerzas Armadas van a intimidar a Perú, a Bolivia. Se equivocan. Con esta clase de actos, solo mellan la dignidad del pueblo chileno", aseveró Evo Morales el lunes y el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo que se trata de una práctica “habitual” y que su país "no necesita intimidar a nadie”