Escucha esta nota aquí

El síndrome de Guillain-Barré es una afección rara en la que el sistema inmunitario del paciente ataca los nervios. Pueden verse afectadas personas de todas las edades, pero es más frecuente en adultos y en el sexo masculino.

¿Que partes del cuerpo afecta?
Ataca parte del sistema nervioso periférico, afecta a los nervios que controlan los movimientos musculares así como a los que transmiten las sensaciones de dolor, temperatura o tacto. Esto puede producir debilidad muscular y pérdida de sensibilidad en las piernas o brazos.

¿Cuáles son los síntomas?

Duran pocas semanas y la mayoría de los casos se recuperan sin complicaciones graves a largo plazo. Los primeros síntomas consisten en debilidad u hormigueo, que empiezan en las piernas y se extienden a los brazos y la cara. Puede producir parálisis de las piernas, los brazos o los músculos faciales. Los casos graves son raros, pero pueden producir una parálisis total.

¿Cuáles son las causas?
No siempre se puede determinar la causa del síndrome, pero a menudo es desencadenado por infecciones (VIH, dengue, gripe, zika), y con menos frecuencia por la vacunación, intervenciones quirúrgicas o traumatismos. 

¿Cuál es el tratamiento?
No hay cura, pero el tratamiento puede mejorar los síntomas. Las medidas de apoyo incluyen el monitoreo de la respiración, la actividad cardiaca y la tensión arterial. Los pacientes con dificultad para respirar suelen necesitar ventilación asistida y vigilancia para detectar complicaciones como arritmias, infecciones, trombosis e hipertensión o hipotensión.

En la fase aguda suele tratarse con inmunoterapia, como inmunoglobulinas intravenosas o plasmaféresis para eliminar los autoanticuerpos. Generalmente, los mayores beneficios se obtienen cuando la inmunoterapia se inicia 7 a 14 días después de la aparición de los síntomas.