En completa flagrancia, así fue descubierto el cabo Mario T. S. cuando pretendía hacer circular al interior del recinto del Centro de Rehabilitación Santa Cruz Palmasola, cuatro botellas de whisky escocés. 

Los responsables del régimen penitenciario explicaron que el uniformado logró ingresar con el licor, pero que minutos después, fue descubierto mientras se realizaba el relevo de guardia. Sus camaradas realizaron una requisa de sorpresa siendo este el momento en el que quedó al descubierto.

El coronel Aquiles Zabala, fiscal departamental del Tribunal disciplinario de la Policía, explicó que el tiempo de investigación será de 48 horas y que Mario T, se expone a una sanción de 1 a 3 años de retiro temporal.  

Este hecho no pasó desapercibido para los responsables de la seguridad en el penal y más si tiene en cuenta que en las requisas hechas en los últimos meses, se ha logrado retener objetos cortopunzantes, teléfonos celulares e incluso droga que estaban en poder de los reclusos.