Escucha esta nota aquí

Con 27 millones de seguidores en su cuenta de Youtube, el chileno Germán Garmendia es toda una personalidad en el mundo de esta red social. Bajo el nombre “Hola soy Germán”, sus programas hablan de cosas simples –como los tipos de alumnos, el bullying, las típicas mentiras de los padres, los hermanos o los terremotos- lo que ha generado desde el comienzo una identificación clara con sus seguidores.

Acaba de lanzar su primer libro, bajo el sugestivo título “#ChupaElPerro”, y en la Feria del Libro de Bogotá –en donde anda de gira dando a conocer la publicación- colapsó el evento ante la masiva asistencia de sus seguidores a la firma de autógrafos.

- Háblenos de su primer video...
- El primero que hice se llama “Las cosas obvias de la vida”. Uno se cae y las personas te preguntan, ¿te caíste? O te cortas el cabello y las personas te preguntan, ¿te cortaste el cabello?, estaba hecho con cosas así. Soy muy bueno para divagar, entonces hice un guion para no perderme. El primer comentario “Me gustan tus videos” fue vital, si hubiera sido “Apestas”, tal vez no hubiera seguido adelante, pero encontré el apoyo de un grupo de chicos.

- ¿Sigue produciendo los videos como cuando empezó?
- He mejorado algunas cosas técnicas, pero lo quiero mantener muy “hecho en casa”, así que no quiero perder la esencia de esa relación con la gente. He intentado que alguna persona me ayude en la edición, pero al estilo de “Hola, soy Germán”.

- ¿Cuánto tiempo le dedica a “Hola, soy Germán”?
- Dos días enteros. Cuando empecé, los jueves me levantaba a las cinco de la mañana y me acostaba el viernes en la noche. En realidad no dormía esos dos días, entonces reacomodé mi agenda para que no me hiciera daño. Durante los primeros años me costó mucho.

- ¿Cree que en la televisión hubiera alcanzado el mismo éxito?
- Cuando empecé en 2012 no paraba de sonar mi teléfono para que diera entrevistas en la televisión, pero me alejé, porque no sabía cómo podía afectar mi personalidad. Ahora que maduré puedo emprender cualquier proyecto con seriedad y carácter.

- ¿En qué momento sintió que la fama fue mundial?
- En una oportunidad no pude asistir a una convención de youtubers, porque tenía un compromiso importante. Entonces me excusé y para remediarlo hice un video, que se proyectó de manera sorpresiva. Este chico que me había invitado filmó el momento en que mi saludo fue emitido. Los asistentes empezaron a aplaudir, a gritar, a llorar. Sentí muchas cosquillas, y supe que lo que se venía era grande.

- ¿Ser “youtuber” lo alejó de sus amigos?
- No me alejó de mis amigos, sino que me ayudó a identificar a mis verdaderos amigos. En este proceso han aparecido muchos “amigos”, pero tan sólo algunos son verdaderos y sinceros.

- Si su éxito es visual, ¿por qué hacer un libro?
- Para aventurarme un poco. Cuando me lo plantearon, resultó en un desafió porque nunca lo había hecho. Escribirlo fue un proceso divertido, con un alto aprendizaje. Le puse mucho esfuerzo y cariño. A las personas que siguen mi trabajo les puede gustar.

- ¿Qué valores quiere impulsar con el libro?
- En mis videos siempre impulso a las personas para que hagan lo que les gusta, lo que aman. Que estudien lo que quieren estudiar y no sean adultos frustrados. Hay que soñar, pero los sueños son sueños, tienes que trabajar duro y enfocarte en un objetivo. A nadie le regalan el éxito. En el libro pongo de plano la importancia de levantarse temprano y trabajar.

- En el libro recomienda tener una figura que admirar. ¿A quién admira?
- A Jared Leto, me gusta la forma en que trabaja y cómo cumple sus objetivos. Es muy comprometido y ese es mi norte, comprometerme con todo lo que hago.

- ¿Qué significa “Chupa el perro"?
- Era una forma de decir adiós, vete fuera de aquí, pero más infantil. Surgió durante un video. Tenía que chuparle la cabeza a mi perro, pero no era agradable y esta frase se quedó, es algo superpersonal, quería que el libro tuviera un título algo íntimo y poco conocido.

- En el libro habla mucho de la curiosidad. ¿Por qué es tan importante para usted?
- Cuando era pequeño mi padre falleció y mi madre me llevó a viajar por Chile, lo cual me ayudó a conocer muchas personas y culturas. Siempre he sido muy curioso y mi mamá nunca frenó eso. La curiosidad fomenta la creatividad. Empiezas a cuestionarte las cosas, así fue que empecé a hacer videos. Un día, viendo televisión, me surgió el interés por saber cómo hacían un programa, cómo se puede transmitir algo. La razón principal fue que desconocía ese universo, no saber cómo se hace, eso me mantuvo enganchado.

- ¿Qué otros proyectos tiene aparte de “Hola, soy Germán”?
- Hace dos años empecé un canal que se llama Juega Germán, le puse mucho tiempo al libro. Estoy adelantando un proyecto musical, que quiero lanzar de forma seria y formal, e ir a muchos países, estamos viendo la posibilidad de un largometraje, pero quiero hacerlo bien, para no hacer mil cosas a medias.