El Gobierno aumentó en ocho años de 21 a 99 áreas de interés hidrocarburíferas a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en calidad de áreas reservadas, que se encuentran en zonas tradicionales y no tradicionales.

El miércoles el gabinete ministerial aprobó el decreto supremo (DS) 2549, que suma un área específica más, a la última modificación realizada el 2012, cuando el decreto supremo 676 aumentó de 56 a 98.
Con el nuevo decreto se modifican varios nombres de las áreas reservadas consignadas el 2012. Pero en total suman más de 26,2 millones de hectáreas declaradas áreas reservadas para la estatal petrolera.

El Reglamento de Áreas Reservadas a favor de YPFB nació el 2007, con apenas 21 áreas con el DS 29130. El artículo 2 fue modificado con el DS 29226 del 2007, que ascendió a 33 áreas de interés hidrocarburíferas. Con el DS 676 de 2010, las áreas subieron a 56 y con el DS 1203 del 2012 se modificó a 98 áreas.
“Si se encontraran en áreas protegidas, son sitios Ramsar (Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional), sitios arqueológicos y paleontológicos, lugares sagrados para comunidades y pueblos indígenas y otras áreas biodiversas, se les deberá garantizar la normativa ambiental vigente”, señala el decreto.

Hace cuatro días, el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, alertó que 20 áreas protegidas de las 22 que existen en Bolivia, están en riesgo por la exploración petrolífera, hidrocarburífera y minera.

Con el DS 2366, a YPFB-Corporación se le otorga el permiso para implementar en los próximos cinco años, ocho proyectos de exploración dentro de las áreas protegidas que existen en el país.