Escucha esta nota aquí

El proyecto nuclear que prepara Bolivia será integral y abarcará los sectores de salud, energía, industria y el manejo del ciclo del combustible para explorar las potencialidades radiactivas del uranio y el torio.

El ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, detalló esas áreas de trabajo en un comunicado, en el que también aseguró que el desarrollo nuclear de Bolivia aportará una mayor seguridad, diversidad e independencia energética del país.

El Gobierno del presidente Evo Morales ha presupuestado este año una inversión de 1,7 millones de dólares para organizar la institucionalización del programa nuclear, con base en la formación de profesionales bolivianos para tener una "soberanía científica".

Sánchez dijo que para el área de salud se diseñará un programa de servicios en diagnóstico y tratamiento de cáncer y patologías neurológicas y cardiológicas, para lo cual se construirá un ciclotrón que genere radioisótopos para los procedimientos médicos.

En la agroindustria, el programa nuclear contribuirá a la seguridad alimentaria y al aumento de la productividad con la irradiación gamma con Cobalto-60 (Co-60) para eliminar "bacterias de los alimentos frenando su descomposición" para el traslado de alimentos en largas distancias y para mejorar la calidad de las semillas.

El uso de energía nuclear aportará a la diversificación de la matriz energética del país y el manejo del ciclo del combustible "permitirá explorar el potencial de minerales radiactivos", como el uranio y el torio, sostuvo el ministro boliviano.

Asimismo, el programa prevé la construcción de un reactor de investigación para el entrenamiento de los profesionales bolivianos que se harán cargo del proyecto.

El Gobierno boliviano ha firmado convenios de asesoramiento para la puesta en marcha de este plan con el Comisionado de Energía Atómica y Energía Alternativa (CEA) de Francia y se ha reunido con funcionarios rusos y ejecutivos de la empresa estatal rusa Rosatom.

Una misión de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) visitó Bolivia en noviembre pasado para anunciar que apoyará las decisiones que tome el país con su proyecto de producción de energía nuclear con fines pacíficos.