Escucha esta nota aquí

Un estado en conflicto desde el inicio del siglo XX por su independencia de Israel y que en la actualidad alberga refugiados de lugares vecinos y que cuenta con el respaldo político de Arabia Saudita, Turquía, Irán y Rusia, es el destino del cochabambino Julio César Baldivieso, que firmó como nuevo seleccionador de Palestina hasta 2019.

Con una población del 98% seguidora de la religión Islam, el territorio de cultura árabe es destino poco habitual para jugadores y entrenadores sudamericanos. Con una liga de 12 equipos, donde hace poco se coronó campeón Al Khaleel, Baldivieso deberá preparar la selección de ese país -reconocido ante la FIFA y no por la ONU- para la Copa Asiática.

También puedes leer: ‘Baldi’ analizará si llevará a su familia a Palestina

El fútbol no está ajeno de la rivalidad histórica entre Palestina e Israel, pues en la última actualización del ranking FIFA los palestinos registraron el puesto 82, superando por primera vez en la historia a su archirrival, que tuvo un mal proceso clasificatorio para el Mundial 2018.

El estadio internacional de Faisal Al-Husseini es el escenario para los partidos de la selección. Es un recinto con capacidad para 12.500 y está ubicada en la ciudad de Ramala a 15 kilómetros de Jerusalén. El suizo Joseph Blatter, expresidente de la FIFA, estuvo presente en el primer duelo oficial de Palestina en 2008.

También puedes leer: “Mi desafío es la Copa Asia”

El estado Palestino maneja dos monedas, el nuevo shéquel y el dinar jornado, ambos con un valor de 0,23 centavos de dólar americano. El tema de la seguridad es lo que más preocupa por los enfrentamientos continuos con Israel. Este miércoles la tensión aumentó por el arresto de la joven activista Ahed Tamimi, que agredió a un policía israelí en la ciudad de Cisjordania.

El cochabambino pasará las fiestas de fin año junto a su familia en Bolivia, pero tendrá que viajar a mediados de enero a Palestina para asumir la conducción técnica del equipo nacional.