Opinión

... cara a cara

El Deber 19/7/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

El padrón electoral debería estar libre de la mínima sospecha de suciedad. Es la base de la transparencia y de la confianza en la democracia. Hace un tiempo se anunciaron auditorías, que deberían ayudar a corregir irregularidades. A un año y dos meses de las elecciones presidenciales, necesitamos un padrón garantizado y altamente confiable, de manera de evitar riesgos de fraude. Recientemente se conoció la versión sobre la existencia de 48.759 números de cédulas de identidad repetidas de ciudadanos habilitados para votar. También se supo que hay 99.775 personas registradas en el padrón con documentos que ya no son válidos. Por lo tanto, el Tribunal Supremo Electoral tiene la obligación de aclarar la situación y es fundamental que elimine cualquier factor de riesgo.

Algunos artistas están inquietos porque la Alcaldía les adeuda pagos. Surgió una versión de que redujeron el presupuesto a cultura, aparentemente para darle mayor atención al traslado de mercados. Sin embargo, ayer se aclaró oficialmente que no hubo recortes. De todos modos, es una pena la suspensión de algunas actividades como la Bienal de Arte Visual y que existan reclamos, ya que no solo se vive de cemento.

En lo que va de julio hubo 1.880 focos de quema en la región y solo el martes pasado se registraron 36. Como no llueve y venimos soportando vientos, existen riesgos de incendios. Generalmente los peores meses son los que vienen, por lo que necesitamos ponernos todos en campaña para frenar las quemas y los chaqueos. Ojalá no sea tarde para lamentar lo que ya hemos vivido antes: cielos con humo y el aire de Santa Cruz altamente contaminado.