Escucha esta nota aquí

El cargo de presidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) es lo que no le permite a Franclin Gutiérrez dejar su encierro en la cárcel de San Pedro. Ese fue el argumento con el que el juez octavo de Instrucción en lo Penal, Orlando Rojas, le negara ayer la libertad, argumentando que el certificado de trabajo que presentó la defensa es incompatible con su cargo de dirigente.

Para su abogada, Paola Barriga, esa es la muestra más clara de que el Gobierno quiere sacarlo de ese cargo para darle libertad.

No obstante, el juez concedió tres días de permiso al dirigente para que asista al sepelio de su hijo, que falleció el miércoles en la localidad de Tajma. El niño, que mañana cumpliría dos años de edad, estaba jugando y apareció tieso en la puerta de su domicilio, según sus familiares.

Gutiérrez no logró obtener los custodios para el viaje, porque los policías temen que existan represalias hacia ellos. La abogada Paola Barriga explicó que ofrecieron las garantías necesarias y se quedó que dos efectivos viajaran al lugar.

Franclin Gutiérrez es acusado de ser autor intelectual de la muerte de un oficial de la Policía; la Fiscalía no ha logrado probar su participación en el hecho.