Fortalecido con un fuerte financiamiento internacional y una extensa red de células terroristas en las principales capitales occidentales, el Estado Islámico (EI) prepara nuevos ataques. Esta vez en el Reino Unido, que esta semana inició los bombardeos sobre las posiciones de la organización yihadista en el oeste de Siria.

Información de inteligencia obtenida por las agencias de seguridad europeas indican que Reino Unido es el siguiente objetivo de EI, como seguimiento de su operación en París, indicó a CNN un funcionario de contraterrorismo europeo.

La información sugiere que altos operativos de EI pidieron a combatientes británicos, en su llamado “califato”, volver a casa y llevar a cabo un ataque.

No está claro qué tan inminente es la amenaza ni el lugar específico. Sin embargo, el funcionario dijo que las preocupaciones se han visto agravadas por la votación en la Cámara de los Comunes el miércoles para autorizar ataques aéreos británicos contra el EI en Siria.
El funcionario no dijo si uno de los factores para la advertencia fue la detención en Turquía en noviembre de un operativo británico del EI, vinculado al yihadista John.

Aine Lesley Davis fue detenido en Estambul el mismo día de los atentados de París, cuando tenía previsto viajar a Europa para entregar órdenes sobre ataques terroristas planeados, dijo un funcionario turco a CNN el mes pasado.

Davis fue arrestado después de que la inteligencia turca trabajera con el MI6 británico para vigilar los movimientos de un mensajero ligado al yihadista John en la ciudad siria de Raqqa, informó inicialmente el diario turco Hurriyet.

Información sobre el posible paradero del yihadista John también fue compartida por la Inteligencia Nacional de Turquía a la CIA y el MI6.
A ello siguieron los ataques aéreos en la ciudad de Raqqa, bastión del EI, en los que, según funcionarios estadounidenses, murió el militante, de nombre real Mohammed Emwazi, el 12 de noviembre, dijo el diario.

Rushdie lo anticipó
Por su parte, el escritor británico Salman Rushdie advirtió a EFE que hace cuatro años el fenómeno que ha engendrado al grupo terrorista Estado Islámico (EI) sonaba a "una metáfora exagerada".

"Cuando empecé a escribir este libro, hace más de cuatro años, el fenómeno que todos consideramos una guerra religiosa no estaba sucediendo, nadie había escuchado la palabra ISIS (Estado Islámico de Irak y de Siria, por sus siglas en inglés, y que más tarde cambió su denominación a EI), pensaba que me estaba inventando algo como una metáfora exagerada", subrayó. Esa obra a la que se refiere Dos años, ocho meses y veintiocho noches (Seix Barral, del Grupo Planeta) recorre con su pluma un mundo propio del realismo mágico.

En esa novela, que nace a partir del filósofo andalusí Averroes, Rushdie describe un panorama que creía ajeno a la realidad "y luego el mundo real se puso al día con lo que había descrito".

Rushdie conoce bien ese radicalismo, no en vano fue perseguido durante años por los fundamentalistas islámicos tras la publicación de Los versos satánicos e incluso el ayatolá iraní Jomeini lanzó en 1989 una fatwa, una orden de asesinarlo