Escucha esta nota aquí

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó hoy que el derribo del bombardero Su-24 ruso en Siria es "muy grave", pero que esperaban que se aclararan todas las circunstancias.

"Se trata de un hecho muy grave, pero sin tener plena información, es imposible y además sería incorrecto decir algo" al respecto, dijo Peskov a la prensa rusa, poco después de que Turquía anunciara que sus Fuerzas Aéreas abatieron un Su-24 ruso que había violado el espacio aéreo turco.

La OTAN está en contacto con Turquía

La OTAN "está en contacto" con Turquía y "sigue la situación de cerca", indicó un portavoz de la Alianza a la AFP.

"La OTAN sigue la situación de cerca. Estamos en contacto con las autoridades turcas", indicó el vocero en una breve declaración sobre el incidente más grave desde que Moscú comenzó sus operaciones a fines de septiembre en Siria para respaldar al régimen de Damasco.

Niegan invasión de espacio turco 

El Ministerio de Defensa ruso, que admitió la caída de su bombardero, negó que el aparato hubiera violado en ningún momento el espacio aéreo turco.

"Durante el vuelo, el avión permaneció todo el tiempo sobre el territorio de Siria, como quedó registrado en los radares", aseguró la cartera rusa.

Piden paciencia 

Llamó a la prensa a "armarse de paciencia" y adelantó que el presidente ruso, Vladímir Putin, tratará seguramente este tema en su reunión de hoy con el rey de Jordania Abdalá II.

"Sería incorrecto evaluar el incidente, hacer conjeturas o sacar conclusiones sin tener toda la información", subrayó Peskov.

Los pilotos del avión ruso derribado están vivos

Turquía dispone de informaciones según las cuales los dos pilotos del avión militar ruso derribado están vivos, e intenta recuperarlos, anunció a la AFP un responsable gubernamental de Ankara.

Informaciones precedentes de fuerzas de la oposición siria indicaban que uno de los pilotos había sido muerto por los rebeldes tras eyectarse del avión, en tanto el otro continuaba desaparecido.