Escucha esta nota aquí

Tres toneladas de frutas y hortalizas fueron destruidas por el Servicio nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (SENASAG), que eran de procedencia peruana y consideradas como un peligro para la salud, según publica "Kyrios".

Los datos indican que el cargamento fue decomisado en la región de Guaqui del departamento de La Paz. Los productos fueron interceptados en los puestos fronterizos de control en la región del Desaguadero, porque los dueños de la carga no presentaron la documentación para su internación al país.

Conoce más: Bolivia contará con ley de "alimentación saludable"

“Se evitó el ingreso a nuestro país de 3.2 toneladas de alimentos como granadillas, pomelos, maracuyás, fideos, cebollas, ajos y otros, que no tenían ningún documento sanitarios de procedencia que abalen que son aptos para su consumo", explicó Víctor Churquina, coordinador del área de Sanidad Vegetal del SENASAG La Paz.

La producción iba a ser comercializados en las ciudades de La Paz y El Alto, pero fue detenida en un opuesto de control fronterizo en Guaqui, que es fiscalizado por uniformados, según el suboficial Walther Choque del regimiento de caballería V Lanza.

Lee también: 1 de cada 3 bolivianos es obeso por comida "basura"

“Es importante señalar que Guaqui es un puesto de control importante, aquí se realiza un control de manera coordinada con los técnicos del SENASAG a todos los vehículos provenientes del Perú, para detectar el contrabando de alimentos y otros productos que pueden afectar a nuestra economía o producción nacional” puntualizó.