Escucha esta nota aquí

Una unidad de élite de la agencia antidrogas (DEA) de los Estados Unidos está investigando a Diosdado Cabello, numero dos del chavismo, y otros cinco altos funcionarios del Gobierno de Venezuela por narcotráfico y lavado de dinero, reveló el diario The Wall Street Journal (TWJ).

“Existen amplias pruebas para justificar que él (Cabello) es una de las cabezas, si no la cabeza, del cartel”, dice el WSJ citando a una fuente confidencial del Departamento de Justicia de los EEUU.

Cabello es el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y fue uno de los hombres considerados a suceder a Hugo Chávez cuando esté se encontraba enfermo en 2013, sin embargo la sucesión recayó en Nicolás Maduro. Desde entonces se mantiene como el segundo en la estructura de poder del régimen venezolano.

La investigación se basa en declaraciones de exnarcotraficantes, militares que desertaron de las Fuerzas Armadas de Venezuela y antiguos informantes que trabajaban para el chavismo.

Los otros investigados son el gobernador del Estado de Aragua y exministro del Interior, Tareck el Aissami; el exdirector de la inteligencia militar, Hugo Carvajal, acusado desde hace varios años de tener relaciones con el narcotráfico; el jefe de la Guardia Nacional, Néstor Reverol; el ministro de Industria y hermano de Cabello, David Cabello, y el general de la Guardia Nacional Bolivariana Luis Motta Domínguez.

El diario ABC de España y el Nuevo Herald de Miami habían señalado a principios de año a Cabello como el líder del Cartel de los Soles, un grupo criminal que supuestamente transporta droga a Europa y Estados Unidos con ayuda de los militares venezolanos.

Los dos medios se basaron en las declaraciones que hizo el exjefe de seguridad de Hugo Chávez, un militar que desertó del Ejército venezolano llamado Leamsy Salazar, y que dijo en los Estados Unidos que Diosdado Cabello supervisaba en persona el transporte de los narcóticos.

Cabello negó en aquella oportunidad las acusaciones e incluso recibió respaldo público del presidente venezolano Nicolás Maduro, que acusó a los medios que publicaron la noticia de ser parte de una campaña de desprestigio internacional de su Gobierno y los dirigentes del chavismo.