Escucha esta nota aquí

José André Montaño es un niño prodigio de 10 años, que fue invitado a sumarse a un grupo de Jazz en Washington, Estados Unidos, donde conquistó al público que presenció su gran espectáculo.

José André debutó el pasado viernes en el reputado Kennedy Center de la capital norteamericana y en el Auditorio Preston del Banco Mundial, de la organización multilateral que apoya programas de desarrollo que promueven una sociedad con oportunidades para todos, y en particular para las personas con discapacidades.

El pequeño prodigio toca el piano desde sus 5 años, pero desde los tres inició con la batería y la armónica. Ya lanzó su primer disco donde la mayor parte de los temas fueron compuestos por él mismo. Actualmente dirige su propio trío de jazz, según informó el medio español El País.

José André es ciego de nacimiento y padece de una leve parálisis cerebral, pero ninguna de estas lesiones le impide tocar jazz como los grandes. Uno de sus sueños es llegar a ser como uno de sus ídolos, Chick Corea, el pianista, tecladista y compositor estadounidense de de este género.