Escucha esta nota aquí

Brasil confirmó este miércoles la muerte de cinco bebés con malformaciones congénitas causadas por el zika. 

Las cinco muertes fueron registradas en el noreste del país, región donde se han notificado el mayor número de casos de microcefalia, en la que el bebé nace con el cráneo de menor tamaño al normal.

Además de las cinco muertes, las autoridades confirmaron que un bebé del estado de Minas Gerais (sureste) nació con microcefalia después de que su madre tuviera contacto con el virus.

Según el Gobierno, en todo el país se han registrado 3.893 casos sospechosos de microcefalia, los cuales podrían ser causados por el zika u otro agente infeccioso, pero en sólo 224 casos fue confirmada por el momento la malformación, mientras que el resto todavía están siendo investigados.

El año pasado, cuando el zika no había llegado a Brasil, se registró un centenar de casos de bebés nacidos con microcefalia.

Un estudio divulgado este miércoles por el Instituto Carlos Chagas, un laboratorio público brasileño, confirmó que el zika consigue atravesar la placenta de las gestantes y pone en riesgo la protección del feto.