Escucha esta nota aquí

La cadena internacional de destino boutique Selina invirtió $us 1,5 millones en la apertura de su hotel en la ciudad de La Paz. La empresa tiene la intención de impulsar las conexiones turísticas de la región para las nuevas generaciones de viajeros que buscan experiencias, con un ecosistema que exhibe la cultura boliviana en cada uno de sus ambientes.

Selina enfoca su propuesta a nómadas digitales, turistas, mochileros y viajeros exigentes para disfrutar de los atractivos de la ciudad maravilla.

La aventura comienza en la decoración del lugar, donde sobresalen personajes místicos andinos, como el Ekeko, el Kusillo y la Pachamama, entre otras figuras, que convierten este lugar en un punto cultural de referencia para viajeros locales y extranjeros.

El establecimiento de la marca La Paz cuenta con 47 habitaciones, que se dividen en dormitorios compartidos y habitaciones privadas complaciendo el gusto de todos sus viajeros.

Además, el hotel cuenta con áreas sociales para sus huéspedes, las cuales estan diseñadas bajo nuevos estándares, como el Selina Home, donde existe una cocina común, una librería y hasta una sala de cine.

El alojamiento también cuenta con un su bar-restaurante, que ofrece una variedad gastronómica, destacándose entre otros platos las opciones para personas vegetarianas o veganas.

Selina está ubicado en la avenida 20 de Octubre y Aspiazu # 2080, en La Paz. El establecimiento impulsa un nuevo concepto de hospedaje para sus clientes, creando espacios para vivir y trabajar con estilo, experiencias locales, música, tours y eventos para explorar.

Además, Selina expone un ecosistema para una nueva generación de viajeros más sensibles culturalmente, siendo apto para un público que sobre todo busca alternativas en arte culinario, espacios de coworking, música, ‘wellness’, aventura y nuevas experiencias.

Apunta a un nuevo segmento

A decir de Herman López, expresidente de la Cámara Departamental de Hotelería Santa Cruz, la aparición de estos nuevos conceptos de alojamiento, como el que ofrece Selina, obedece a los gustos, necesidades y la forma que tienen de ver la vida las nuevas generaciones, como los millennials.

Para López, es pronto aún para estimar el impacto que tendrá en el sector hotelero nacional este nuevo tipo de concepto, más aún el país, donde la mayoría de los huéspedes nacionales utilizan alojamientos y hostales para hospedarse cuando visitan otras ciudades del país.

En tanto, los huéspedes extranjeros que llegan a Bolivia, que en su gran mayoría son hombres de negocios, se alojan en hoteles cuatro o cinco estrellas.