Escucha esta nota aquí

Dejó de ir a su escuela desde hace dos semanas, porque sintió fuertes dolores en las piernas, luego de tener tos. Sus padres lo llevaron al hospital  y a través de exámenes le diagnosticaron el síndrome de Guillain-Barré. Ahora este niño de 13 años lucha por su vida en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital de niños Mario Ortiz.  

Desde hace cinco días, todas las noche, le colocan cuatro ampollas, cada una cuesta entre 3.000 y 3.300 bolivianos. "Le quedan todavía dos noches para terminar este tratamiento, pero ya no tenemos dinero", dice entre sollozos su mamá, Blanca Farell.

Por ahora la familia está acudiendo a la ayuda de sus familiares y amigos, pero no es suficiente, por eso pide ayuda a la población. Cualquier persona que quiera colaborar puede llamar al 770-26067.

El director de de Epidemiología, Roberto Tórrez, informó de que el síndrome de Guillain-Barré es un trastorno autoinmunitario, que ataca parte del sistema nervioso y puede producir debilidad muscular y pérdida de sensibilidad en las piernas o brazos. Se desconocen las causas que lo provocan, pero a menudo es desencadenado por infecciones (VIH, dengue, gripe y zika).

Es más frecuente en adultos y en el sexo masculino. La incidencia es de un caso por cada 100.000 habitantes. En Santa Cruz se prevé que este año se registren 28 casos.

Según el Sedes, en 2014  se presentaron 15 casos; en 2015, 9 casos; y en lo que va del año ya se han dado 6 casos (2 San Juan de Dios, 3 en el  hospital de Niños y uno en el Japonés).