Escucha esta nota aquí

El Manchester City (1º), imbatido esta temporada, sumó su 14ª victoria consecutiva al ganar 2-1 al Manchester United (2º) con goles del español David Silva y del argentino Nicolás Otamendi, este domingo en Old Trafford, dando un golpe casi definitivo en la lucha por la Premier League.

 Con este triunfo los Citizens alcanzan los 46 puntos en 16 jornadas, 11 más que sus vecinos y 14 de ventaja con el Chelsea, defensor del título, que cierra el podio.

 "Probablemente", dijo el técnico del Manchester United Jose Mourinho cuando le preguntaron si el título ya era cosa del City únicamente. "Estoy seguro que todo el mundo va a querer ganar puntos y reducir la diferencia, pero es muy grande", añadió el portugués.

 Silva adelantó al equipo visitante en el 43 y Marcus Rashford igualó en el 45+2. Finalmente Otamendi (54) hizo el tanto del triunfo.

 "Esta victoria significa mucho por la manera en la que hemos jugado, para nuestra confianza, pero en tres días jugamos con el Swansea, así es el invierno", señaló el preparador visitante Pep Guardiola, que recordó que los títulos "no se ganan en diciembre".

Victoria a balón parado  

Bajo una suave nevada, los papeles estaban claramente repartidos en Old Trafford. El City proponía circulación de balón y el United optaba por el orden y la posibilidad de salir en velocidad.

 Ambos equipos se anularon hasta que se acercó el descanso. Entonces Silva cazó con un remate acrobático una dejada tras un córner de Otamendi, que ganó en el salto al belga Romelu Lukaku.

 Con el tiempo cumplido el United aprovechó el primer error de la zaga visitante. En un balón largo Otamendi no calculó bien y Fabian Delph falló su despeje para que Rashford marcara en el segundo palo.

 Al principio de la segunda parte, otra vez a balón parado y con los mismos protagonistas, el City se adelantó. En una falta lateral Lukaku despejó mal y Otamendi, atento, aprovechó el rebote para hacer el 2-1. Fue el cuarto gol en sus 11 últimos partidos de Premier League para el prolífico central de la Albiceleste.

 Lejos de provocar una reacción local, el tanto dio confianza al City, que manejaba el balón con total solvencia ante un United que se limitaba a esperar recuperar para poder jugar en largo con sus delanteros.

 En las pocas ocasiones en la que esta estrategia funcionó, Lukaku encaró al francés Eliaquim Mangala y disparó alto (65) y Rashford encañonó al brasileño Ederson, que despejó a córner (75).

 Por los Citizens fue el belga Kevin de Bruyne (70), en una arrancada, el que probó al español David De Gea, seguro a una mano.

 En la recta final, sabiendo que podía despedirse del título, el United se volcó al ataque. Lo rozó en el 85, con una doble ocasión de Lukaku y el español Juan Mata, que sacó milagrosamente Ederson, primero con la cara y luego con el pecho.