La mañana de este viernes la justicia determinó enviar a la cárcel de Palmasola y a Cenvicruz a tres sujetos acusados de abusar sexualmente de su compañera de colegio. El hecho sucedió el año pasado en el Plan 3.000, fue filmado y difundido en las redes sociales por los jóvenes.

Los jóvenes, dos menores de 18 años y una persona adulta, cumplirán la medida privativa de libertad de cinco años, situación que motivó la molestia de la madre de la víctima que exigía la sanción máxima de 25 años.

“Cinco años para mi es nada, cinco años van a ir a reírse y acordarse toda su vida de lo que hicieron a mi hija”, dijo la madre de la víctima que no fue identificada para proteger la identidad de la menor.

En julio de 2014, los jóvenes invitaron con engaños a su compañera de colegio a una fiesta, en donde le dieron fármacos y la violaron.