Escucha esta nota aquí

3/04/2015

El grupo yihadista somalí Al Shabab masacró a más de 150 personas en un ataque en la Universidad de Garissa, en el este de Kenia y muy cerca de la frontera de este país con Somalia, donde ha mantenido durante más de 16 horas retenidos a un grupo indeterminado de estudiantes y profesores.

El ataque empezó sobre las 05:30 hora local (02:30 GMT), cuando los atacantes entraron en el recinto universitario haciéndose pasar por fieles que iban a rezar en la mezquita que se encuentra en el campus.
Una vez dentro, detonaron varios artefactos explosivos y empezaron a disparar de forma indiscriminada por todo el campus, que habitualmente acoge a más de 800 alumnos.

Los terroristas consiguieron acceder a las residencias donde se alojan los universitarios en el campus tras enfrentarse en un tiroteo con los policías que custodiaban la entrada a esta zona, explicó el inspector general de la Policía, Joseph Boinnet.

Allí, "los muyahidines cogieron a profesores y estudiantes no musulmanes", según relató el portavoz de Al Shabab, Sheikh Ali Raage, que remarcó que el objetivo final de los milicianos atrincherados en el campus era "acabar con todos los no musulmanes que están en su poder".

Las Fuerzas de Defensa de Kenia y la Policía, desplegadas en la zona, consiguieron evacuar tres de las cuatro residencias donde se alojan los alumnos y abatieron a tiros a cuatro de los atacantes, mientras que otro terrorista fue detenido cuando intentaba escapar de la zona, informó el Ministerio del Interior.

No obstante, los terroristas -todavía es una incógnita cuántos participaron en el asalto- consiguieron atrincherarse en una de las residencias del campus reteniendo a un número indeterminado de rehenes.

Dada la gravedad de algunos de los más de 79 heridos -algunos en estado crítico fueron trasladados en avión hasta Nairobi- no se descarta que la cifra de víctimas mortales pueda aumentar.

Durante horas se han escuchado tiros y explosiones en el campus, ya que algunos terroristas han permanecido en la azotea del edificio, desde donde se han enfrentado a las fuerzas de seguridad.

El ataque no ha sorprendido a los residentes de la zona, ya que en los últimos días habían sido alertados de que Al Shabab podría estar planeando una nueva masacre.

"Ya habíamos recibido amenazas que alertaban a las instituciones de este área", aseguró al diario The Standard un funcionario de seguridad. Desde ayer y hasta el próximo 16 de abril, se ha impuesto el toque de queda desde las 18:30 hasta las 06:30 hora local