Escucha esta nota aquí

Frente a la competencia de los pequeños artefactos, sean los teléfonos o las tabletas, el mercado de la televisión tiende a lo gigante. En ese sentido, la firma coreana Samsung presentó en Nueva York su línea de televisores para el 2018, en el que se destacó el nuevo QLED TV, que tiene la capacidad de camuflarse con la pared.

Justamente colocar un televisor de 65 a 88 pulgadas supone que, además de disponer de suficiente espacio, ese objeto se convierte en un agujero negro en la sala, en el mueble que rompe con la decoración.

Una de las novedades más relevantes de la firma de Seúl consiste precisamente en incorporar lo que sería un efecto de camuflaje, como si fuera un camaleón. Básicamente, la pantalla queda mimetizada. Esto es, que si la pared es roja, la pantalla se hace roja o, si detrás hay un grabado, lo reproduce. Lo exhibieron en el show montado en el edificio del American Stock Exchange, en el bajo Manhattan.