Ocho ciudadanos extranjeros, dos brasileños, cuatro peruanos, un danés y otro que aseguró ser boliviano pero que no presentó documentos, fueron detenidos por la Interpol cuando se transportaban en buses por la carretera a la Chiquitania. No presentaban documentos de su ingreso legal a Bolivia.

La detención es con fines investigativos, dijo a la Red Uno el capitán Gary Zurita, de la Interpol. Precisó que estos operativos son intensos por las fiestas de fin de año y el objetivo es controlar que los extranjeros que ingresen al país lo hagan con los documentos y de ese modo evitar que se dediquen a actividades ilícitas.

El operativo de este viernes fue realizado en Puerto Paila, localidad distante a kilómetros de la capital cruceña. La Interpol ejecuta los controles en rutas interdepartamentales debido a que los extranjeros indocumentados optan por no llegar a las terminales de buses para obviar a la Policía.