Tendencias

Transformación Organizacional

El arte de mantenerse flexible en un mundo cambiante

El Deber Hace 10/1/2018 2:06:00 PM

Escucha esta nota aquí

La palabra transformación se ha vuelto trending topic, en especial junto al “apellido” digital. No hay duda de que vivimos un momento muy desafiante para las organizaciones. Sin embargo, estos desafíos no tienen como fuente solo a la digitalización. Los avances tecnológicos en general, un mundo más conectado, ciudadanos más empoderados, y el aumento de la competencia, entre otros, están configurando un entorno en constante cambios. En este contexto, las compañías deben ser capaces de entender y enfrentar los desafíos que planteara n el cambio. 

¿Cómo las compañías pueden navegar esos desafíos? Entendiendo que la innovación es clave para desarrollar nuevas ventajas competitivas y, al mismo tiempo, continuar explotando eficientemente su ventaja competitiva actual. Lograr este balance entre el hoy y el mañana es un objetivo elusivo para las organizaciones, y para alcanzarlo, las mismas se deben estar permanentemente ajustando.

 ¿Por dónde se debe comenzar? En el mundo actual, las organizaciones de deben realizar dos preguntas, ¿qué tan bien las Estrategia apoya el logro del Propósito organizacional? ¿Y Que tan bien la organización apoya el logro de las Estrategia? Estas dos preguntas nos obligan a repensar el por qué la organización existe, y el cómo la misma se mantendrá flexible para adaptarse a los cambios de la estrategia. Sin embargo, este grado de madurez organizacional que permita la transformación permanente, no se logrará si en primer lugar no cambian los líderes de la organización. Estos líderes deben estar dispuestos a abandonar viejas prácticas, muy enfocadas en el micromanagement, para concentrarse en aquello que hoy es relevante: alinear a las personas en pos de un futuro que aún no se crea.

 

En definitiva, se ha terminado la era de la gestión, para dar paso a la era de la dirección. Esto no quiere decir que la gestión haya muerto, por el contrario, nunca ha sido más relevante la eficiencia y la productividad. Pero al mismo tiempo, a esa gestión se le debe sumar el liderazgo, para ser capaz de establecer una dirección estratégica y movilizar a la organización hacia esa dirección.