El pleno de la Cámara de Diputados declaró el miércoles a la cueca boliviana como patrimonio cultural e inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia, además instituyó el "Día Nacional" de esta expresión cultural el primer domingo de octubre de cada año.

Según un boletín institucional, el presidente de la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas Originario Campesino, Cultura e Interculturalidad y proyectista de la ley, Santos Paredes, explicó a los asambleístas que la cueca boliviana es parte indiscutible de la cultura y de la identidad boliviana porque fortalece lazos de parentesco, de fraternidad y de convivencia social.

A su turno, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, destacó que la Cueca boliviana es un emblema cultural vivo y vigente.

Raíces mestizas

El origen de la cueca boliviana se remonta a la época colonial, siendo resultado de la mezcla de lo indígena y lo español.

Durante la Guerra del Chaco (1932-1935), un momento histórico importante para la consolidación de la identidad criollo-mestiza, la cueca se transformó en un discurso patriótico que avivó y exaltó la moral de los soldados y de la sociedad boliviana.

Desde entonces, la letra de la cueca boliviana es poética y profunda, evoca épocas históricas, historias de amor y desamor y sentimientos nacionales.