A las 23:15 de este viernes un juez de la ciudad paceña de El Alto instruyó que Cristian Casanova, subteniente de la Policía, sea privado de libertad en la cárcel de San Pedro. Así concluía la audiencia cautelar en la que el uniformado fue imputado por el delito de asesinato del universitario Jonathan Quispe Vila, en grado de autoría, y en la que no profirió una sola palabra.

El subteniente, al igual que en su audiencia informativa, guardó silencio. La abogada de la familia de la víctima, Paola Barriga, sostuvo que el Ministerio Público, representando por el fiscal Alejandro García, no presentó elementos convincentes que sustenten su acusación en contra del policía.

Cabe señalar que Casanova fue acusado de ser el autor de la muerte del universitario ocho días después de que se registrara el incidente y luego de que el Ministerio de Gobierno y la Policía hayan cambiado su versión sobre el crimen, que fue puesta en duda por los estudiantes de la Universidad de El Alto (UPEA) y por peritos independientes.

La versión de la canica

Cerca del mediodía del jueves, 24 de junio, los estudiantes de la UPEA denunciaron la muerte de Jonathan Quispe Vila, estudiante de la carrera de Comunicación Social, en medio de una represión policial. Las críticas en contra del accionar de la institución del orden y del Gobierno empezaron a incrementar, no solo en las redes sociales.

La noche del mismo jueves el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en una conferencia de prensa señaló que, basado en el examen médico forense, la muerte del joven se había esclarecido: la causante era una canica de cristal disparada por un cohete lanzado por los mismos protestantes.

Incluso, se presentaron unas fotos como prueba. Romero amenazó esa noche con procesar a todo aquel que acusara al Gobierno por la muerte del universitario.

NOTA EN DESARROLLO...