Escucha esta nota aquí

La compañía multinacional Coca Cola afronta un conflicto laboral en Madrid, España, donde trabajadores se oponen a la desmantelamiento de su embotelladora y denuncian que hay, al menos, cuatro heridos y una persona detenida este jueves a la mañana.

El desmantelamiento de la fábricas de Fuenlabrada (Madrid) se enmarca en el plan de recortes que la compañía anunció en octubre de 2014, que contemplaba una reducción del gasto anual de unos 3.000 millones de dólares hasta 2019.

Una parte de los trabajadores llevan más de un año acampando ante la planta de la multinacional, que pretende desmantelarla después de que la Audiencia Nacional anulara el despido de 821 empleados en toda España.

“Medio centenar de policías y trabajadores ingresaron a las instalaciones en una furgoneta y creemos que están saboteando el interior de la fábrica”, indicó Juan Gil, trabajador de Coca Cola en España

Gil fue despedido a finales de 2013, mediante el denominado Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que permite a una empresa despedir cuando pasa por una mala situación económica.

“Nosotros nos hemos retirado desde nuestra posición de no violencia, protestando”, apunta el trabajador.

A media mañana de este jueves se han desatado algunos forcejeos entre trabajadores y policía cuando ésta última ha intentado despejar la puerta trasera, donde el campamento de los empleados bloquea el paso de camiones.

Acto seguido una treintena de empleados ha entrado en el recinto, donde, aseguran, encontraron herramientas para desmantelar las instalaciones. Uno de ellos ha sido detenido en el interior de la fábrica, detalla el periódico Diagonal de ese país, mientras que el resto ha terminado saliendo por cuenta propia.

"Se han registrado enfrentamientos en la puerta principal del recinto, con al menos cuatro heridos, dos de los cuales han tenido que ser trasladados al hospital de la zona, uno de ellos con un golpe en la cabeza.

Los trabajadores esperan recuperar sus empleos a pesar de que muchos han sido incluidos en el plan de despidos conocidos como las ERE. También acusaron a los uniformados de agredirlos y estar al servicio de los empresarios.

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha declarado nulo el proceso de despido colectivo de 1.190 trabajadores puesto en marcha por Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), de los que finalmente ejecutó 821, y que supuso el cierre de las fábricas de Fuenlabrada (Madrid), Mallorca, Alicante y Asturias.

Fuentes: El País - Periódico Diagonal - HispanTV - El Mundo