Desde la celda de la Policía de La Guardia, donde se encuentra encerrado desde el martes, Gregorio Tórrez Puma dio su versión de lo sucedido en las playas del río Piraí. Además, pidió disculpas a los familiares de la pareja y su hijo que murieron aplastados por el camión que conducía.

Gregorio contó a la Red Uno que no vio ni sintió nada cuando arrolló a las tres personas. Relató que en el momento de la tragedia, a las 15:30 del martes, él retrocedía con su vehículo en busca de una vía alterna cuando vio por el retrovisor una motocicleta y decidió emprender marcha hacia adelante.

El cuadro que quedó tras suyo fue descrito por el comandante de la Policía de La Guardia, Anibal Rivas: un padre, una madre y su hijo de tres años, yacían semienterrados.

Sin embargo, el conductor dice que no vio a la familia que iba en la motocicleta, tampoco sintió nada en el momento de la tragedia. Pidió disculpas a los familiares de las víctimas.

A su vez, el jefe policial de La Guardia, señaló que hay responsabilidad en ambas partes, pues el motociclista se acercó demasiado al camión y el conductor del vehículo pesado no prestó atención.

Esta tarde Gregorio deberá comparecer ante un juez cautelar de La Guardia, quien definirá si situación jurídica. Es acusado por el delito de homicidio en accidente de tránsito.