Escucha esta nota aquí

El empresario boliviano José Luis Sejas Rosales afronta 13 procesos judiciales en Argentina, por el tráfico de una tonelada de cocaína, según publica la Procuración General de ese país. Sejas Rosales es un excontratista de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

La investigación iniciada en abril pasado establece que camiones cisternas de la empresa del ciudadano, Creta SRl, traficaban cocaína y precursores. Ahora se busca unificar el proceso judicial para que no se responsabilice a los conductores.

Según se indica, el procedimiento para el tráfico de las sustancias controladas era el mismo, ocultar las cargas en los motorizados. También se solicitó la detención de sus familiares directos, que son parte del conglomerado comercial. 

Rosales fue detenido, en abril pasado, por una decisión del juez federal, Raúl Reynoso, tras detectarse el transporte de cocaína diluida en casi 600 litros de un líquido depositado en el tanque de combustible de un camión.

Conoce más: Entrevista de EL DEBER a José Luis Sejas Rosales

Además se descubrió el tráfico de unos 35.000 litros de tolueno, precursor químico que sirve para convertir la pasta base en clorhidrato de cocaí­na. El líquido era pasado falsamente como alcohol etílico en la documentación que se presentaba en la Aduana.

Antes, el 13 de marzo, se hallaron en Tartagal un camión con 21 kilos de cocaína perteneciente a Corporación Regional de Transportes Asociados (CRETA SRL), propiedad de Sejas Rosales, otra de las causas contra el boliviano.

También puedes leer: Renuncia gerente de YPFB ante escándalo

La investigación relaciona al empresario con en el tráfico ilícito de al menos 918 kilos de cocaína y 35.000 litros de sustancias químicas necesarias para la elaboración de ese estupefaciente, mientras que YPFB decidió rescindir contrato con la empresa y otras acusadas.