Escucha esta nota aquí

Todavía la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) no ha emitido ninguna resolución respecto a la aceptación de las diez demandas presentadas por presuntas violaciones a los derechos fundamentales por parte del Estado boliviano, propiciadas durante la detención, la etapa preparatoria y el juicio en el caso de supuesto terrorismo.

Las demandas han sido planteadas -con diferentes argumentos pero pidiendo principalmente la tutela ante diferentes derechos humanos violados-, por Mario Tadic, Elöd Tóásó, la familia de Michael Dwyer (muerto en el operativo del hotel Las Américas), la familia de Árpád Magyarosi (muerto en el operativo del hotel Las Américas), Alberto Melgar, Juan Kudelka, Gelafio Santiesteban, Juan Carlos Guedes, Alcides Mendoza y Ronald Castedo.

A decir de los fiscales que llevan adelante el juicio y de los abogados que hacen seguimiento a estos casos, los procesos demandados ante la instancia internacional no se cerrarán y se espera concluir con las causas penales en nuestro país, para que los mismos se activen con mayor celeridad y se conozca el dictamen de la CIDH.

Los dos sentenciados
Gerardo Prado, abogado de Tadic y Tóásó, lo mismo que el fiscal Marco Antonio Rodríguez, negaron que la base para negociar el proceso abreviado hubiera sido liberar al Estado de su demanda.
Rodríguez recordó que estos derechos son intangibles y Prado señaló que la sentencia favorece a sus clientes en sus demandas internacionales