Escucha esta nota aquí

Bolivia considera "una trampa" el responder en este momento la interrogante formulada por el juez japonés Hisashi Owada, sobre lo que ambos estados entienden por "acceso soberano al mar". Ayer se conoció que el país se abstuvo de absolver la duda y Chile se enmarcó en el Tratado de 1904.

Según el portavoz internacional de la Demanda Marítima y expresidente, Carlos Mesa, la definición solicitada por el tribuno de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya hace al fondo del argumento nacional. 

Explicó que ahora no es necesario aclarar esa pregunta, debido a que se debate la competencia de esa instancia frente a la objeción presentada por el equipo jurídico chileno, por lo que el país espera que primero se conozca el fallo sobre la potestad de analizar el fondo del asunto. 

La parte principal de la respuesta boliviana publicada ayer por la Corte indica que "para que el significado de ese término y su contenido específico puedan ser definidos, es necesario determinar el entendimiento que tengan las partes en los acuerdos sucesivos a los que han llegado".

El juez japonés, a la conclusión de los alegatos orales realizados en La Haya entre el 4 y 8 de mayo, solicitó a Bolivia y Chile explicar "que entienden por acceso soberano al mar", concepto que no se halla en el derecho consuetudinario internacional.

Hasta el pasado miércoles 13 de mayo, ambos equipos jurídicos entregaron sus respuestas a la Corte y las réplicas se formularon hasta el viernes 15, donde Chile dijo que “ahora Bolivia rechaza abordar el punto que ya ha hecho tan explícito en su demanda”.

Respuestas en inglés publicadas por La Haya:,