Escucha esta nota aquí

El Maud, último barco polar del mítico explorador noruego Roald Amundsen, está a punto de completar su retorno al país nórdico un siglo después de su botadura y tras permanecer 85 años semihundido en el Ártico canadiense. 

El barco, que descansa sobre una barcaza remolcada por otra nave, salió este mes del oeste de Groenlandia rumbo a Noruega, adonde llegará en agosto para coronar un proyecto que arrancó en 2011, cuando se empezó a negociar la devolución con las autoridades canadienses.
El Maud fue sacado del mar hace dos años para ser transportado hacia un puerto cerca de Oslo, de donde salió en 1918.

Tras haber sido el primero en cruzar el Paso del Noroeste y llegar al Polo Sur, Amundsen planeó la expedición al Ártico. Quería alcanzar el Polo Norte. Ordenó un barco nuevo, pero los costos se dispararon por la guerra y la inflación, y el proyecto consumió su dinero.

La expedición estuvo llena de dificultades: dos años para cruzar un paso de hielo y otro más atrapado al norte del estrecho de Bering. El explorador renunció y trató de llegar al Polo en avión.

Acosado por sus acreedores, vendió el barco en 1925 a una empresa canadiense que lo usó como almacén para sus campañas en el Ártico, hasta que se hundió en 1931 en Cambridge Bay. Allí pasó décadas, con parte de su estructura visible desde la costa y convertido en atracción turística, hasta que un grupo encabezado por el artista noruego Jan Wanggaard, lanzó el plan Maud vuelve a casa.

“Queremos mostrar esa parte importante de la historia noruega. La expedición Maud fue una hazaña, aunque no llegaron al Polo Norte”, dijo Wanggaard.

Este sexagenario artista y excampeón mundial de windsurf en su juventud, dirige a siete voluntarios guiado por la ilusión de recuperar el único de los grandes barcos polares noruegos que no se encuentra en un museo.

La recuperación del Maud cierra un capítulo importante en la historia noruega y en la personal de Amundsen, desaparecido en 1928 con otras cinco personas, a bordo del hidroavión francés Latham 47, en algún lugar de las islas de Svalbard, cuando estaba en busca del explorador italiano Umberto Nobile, con el que mantenía un enfrentamiento personal.

Tags