Escucha esta nota aquí

John Wines tenía como hobby jugar a la lotería en Nuevo México, Estados Unidos. Un día se llevó la gran sorpresa de su vida al ganar
más de 500.000 dólares. Sin embargo, la alegría le duró poco:
el error en la impresión de un boleto le quitó la ilusión de algún día ser tocado por la buena suerte.

Wines fue a una estación de servicio para comprar su boleto semanal de la lotería Powerball. Cuando raspó el papel le salieron los números ganadores, según informó la cadena de noticias CNN.

El residente indicó que quedó impactado cuando raspó los cinco números y se dio cuenta que recibiría más de 500.000 dólares.

La cifra lo confundió, dijo Wines, porque el precio máximo por cada boleto es de 250.000 dólares, pero en todo caso pensó que había obtenido un gran premio.

Grande fue su desilusión cuando llevó el boleto a la tienda donde lo compró y el empleado puso el boleto en un escáner que indicó que Wines no era un ganador después de todo.

Naturalmente Wines no se quería quedar con la duda, por lo que decidió llamar a la Comisión de Lotería de Nuevo México para que le den una explicación. La comisión le confirmó que él no había ganado nada y que el boleto estaba mal impreso.

“Mi hobby divertido se convirtió en la causa de una montaña rusa emocional”, manifestó Wines a CNN.

El frustrado ganador declaró que contactó a la Comisión esperando que le validaran el boleto. Pero sólo le agradecieron por denunciar el error y le ofrecieron 100 dólares en efectivo para comprar lotería.

“Me sentí como si hubiera recibido un golpe de un ladrillo en la cabeza. Eso es muy lejos con respecto a 500.000 dólares, ¿no creen?”, dijo Wines.