Escucha esta nota aquí

Una niña de siete años de la ciudad de El Alto, La Paz, fue duramente castigada por su madre por haberse comido dos pedazos de carne sin su permiso. La progenitora, que ya ha sido aprehendida por la Policía, le echó agua hirviendo.

Víctor Hugo Soria, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), según publica la agencia estatal de noticias ABI, confirmó que la agresora ha sido detenida. "Esta progenitora fue aprehendida por los presuntos delitos de violencia doméstica seguido de lesiones graves", señaló.

La menor, que fue atendida por la Unidad de Protección Infantil en El Alto, tiene 35 días de impedimento. Según el reporte médico del Hospital Holandés, su situación es delicada por las quemaduras de tercer grado que presenta.

Según la fuente de este nosocomio, agrega ABI, no es la primera vez que la madre agrede a su hija, ya que en 2017 fue denunciada por maltrato.