Escucha esta nota aquí

En el arranque de su tercer mandato, el discurso a la nación que dio el presidente Evo Morales recibió ásperas críticas de la dirigencia del Comité pro Santa Cruz. En criterio de Fernando Castedo, titular del ente cívico, el mandatario omitió el compromiso de encarar el pacto fiscal en 2015, la concreción de los megaproyectos de Puerto Busch y de la hidroeléctrica de Rositas, un plan de seguridad ciudadana y —en el contexto de la caída de los precios internacionales de los hidrocarburos— una estrategia para responder a las dificultades económicas que pueden amenazar la macroeconomía y a los productores cruceños.

Para el Gobierno el reclamo no tiene lugar. La ministra de Comunicación saliente, Amanda Dávila, aseguró que Morales aprovechó sus 52 minutos de exposición para explicar cuáles serán “las líneas maestras de la próxima gestión, la visión estratégica y no el plan de Gobierno al detalle”. De modo que, para Dávila, no correspondía anunciar los proyectos que se van a encarar uno por uno.

“¿De qué habló el presidente, si no habló de los temas que golpean a la gestión y, en este caso, a Santa Cruz ?”, cuestionó Castedo. El cívico cruceño no fue el único que echó de menos una explicación de parte del mandatario sobre cómo se va a capear la dificultad que supone la debacle del precio del barril de petróleo (de $us 100 en 2014, a casi $us 40 en 2015­), en una administración cuyos presupuestos de dependen de ese mercado.

“En el discurso dieta del presidente, (...) no menciona los anabólicos de (la caída de) los precios internacionales (del petróleo)”, dijo el economista Gonzalo Chávez en redes sociales.

El Gobierno responde
“Hay muchos proyectos, pero el presidente no ha podido mencionar muchos de ellos que tenemos previstos para este año, como Rositas. No ha hecho una explicación puntual”, reaccionó Dávila, que indicó que el presidente explicará en los próximos días la agenda que tiene para las regiones y cada proyecto, una vez se consolide su nuevo gabinete de ministros.

Pero al titular cívico no le convence. “Es el tercer mandato del presidente y ya van casi 10 años de gestión y no materializa las aspiraciones regionales. El pacto fiscal, lo vienen posponiendo. No le interesa desprenderse de la madera”, reprochó Castedo.

Morales centró su discurso ayer en hacer cambios a la justicia, en la salud, en inversión en tecnología y ciencia, en carreteras, aeropuertos, lucha contra la pobreza, servicios básicos e industrialización