Escucha esta nota aquí

Antes de consumir carne de lagarto o comprar un producto en base al cuero de este reptil hay que saber su procedencia, recomienda la directora de Recursos Naturales de la Gobernación de Santa Cruz, Yandery Kempff. De este modo la ciudadanía ayuda a controlar que los restaurantes, marroquinerías y curtiembres cumplan con los requisitos para comerciar.

El objetivo es, explicó la autoridad, evitar la caza ilegal del lagarto o caimán con fines comerciales. En este marco, funcionarios de la Gobernación de Santa Cruz iniciaron este viernes con la notificación a negocios cuya actividad económica está relacionada con la carne y cuero de este animal, para que obtengan su certificado de expendedor autorizado.

Aclaró que en Santa Cruz la TCO Guarayos tiene permiso para vender carne y cuero, mientras que Crocoland solo expende cuero. Estos son los únicos lugares de donde los restaurantes, marroquinerías y curtiembres pueden proveerse.

La notificación será hasta la primera semana de septiembre, posteriormente se sancionará a los que no cuenten con el certificado de expendedores. El castigo es hasta seis años de cárcel.