Escucha esta nota aquí

El senador del MAS, René Joaquino, consideró "urgente" plantear una economía alternativa a la minera, ante el riesgo de que Potosí en el futuro termine como un "campamento minero" e insistió porque el Comité Cívico y el Gobierno se sienten a dialogar para superar el actual conflicto.

Para el asambleísta, ahora oficialista- y exalcalde opositor al MAS, la situación de Potosí va más allá de la agenda de 26 puntos que Comcipo ha planteado al Gobierno central, aunque consideró que los temas del pliego aportan al desarrollo del departamento.

A Joaquino le preocupa, dijo, en particular la ciudad de Potosí, donde cree que las grandes inversiones no han llegado, como al sudoeste potosino en inversiones millonarias en la construcción de carreteras. La economía de este departamento gira específicamente en torno a la minería.

"La ciudad (de Potosí) me preocupa, es urgente plantearnos una economía alterna a la minería. ¿Qué pasa si la minería se agota o los precios caen? Potosí no quiere quedarse como un campamento minero siendo capital de un departamento. Hay la necesidad de planificar las actividades productivas", sostuvo el asambleísta.

12 de las 26 demandas de Comcipo, son de competencia del Gobierno central y el resto de competencia municipal y departamental, por lo que lo cívicos esperan obtener una respuesta en esas instancias. Aunque insistió que el diálogo debiera ser para ver la situación estructural de este departamento.

Las demandas

Respecto a las demandas dijo que el aeropuerto internacional requiere de un rediseño para que "sea operable" ya que los estudios técnicos habrían "inviabilizado" el proyecto, ya que el costo está por encima de los 49 millones de dólares.

"Lo importante es optimizar esa inversión, eso significa hacer un rediseño. O sea por el aeropuerto pasaría un túnel, eso encarece 20 millones de dólares la construcción de un túnel", manifestó.

En relación a la fábrica de cemento comentó que es un proyecto que requiere de gas para la generación de energía barata para que el producto sea competitivo. Sin embargo, la construcción de un gasoducto tendría un costo por encima de los 200 millones de dólares. "Y no está en el presupuesto de esta gestión. No es una solución fácil", explicó.