Escucha esta nota aquí

La Defensoría del Pueblo advirtió que se pretende dejar en el olvido el caso Caranavi, que cobró la vida de David Calisaya Mamani y Fidel Mario Hernany Jiménez. Se condena la irresponsabilidad y el intento de protección a algunos de los involucrados. 

"Han pasado cinco años de estos hechos durante los cuales, pese a la gran cantidad de pruebas y testimonios, el Ministerio Público responsable de realizar las investigaciones para determinar quiénes instruyeron, permitieron y ejecutaron esas acciones, no reportan ningún avance importante", señaló Rolando Villena. 

Los antecedentes indican que entre el 27 de abril y el 8 de mayo de 2010, en el municipio de Caranavi, a raíz del incumplimiento de acuerdos entre el Gobierno y organizaciones locales, se produjeron una serie de enfrentamientos y acciones violentas que tuvieron como resultado la muerte de las dos personas y decenas de heridos.

"En una muestra de irresponsabilidad, se decidió excluir del proceso de investigación, a priori y sin razón justificable, a las autoridades políticas y policiales que en ese momento ejercían los más altos cargos de control y mando sobre los policías que intervinieron en el hecho", agrega la Defensoría.

Se advierte que "se busca proteger a los poderosos y encubrir todas las acciones de abuso y violencia que estos pudieron cometer, promoviendo al mismo tiempo la posibilidad que los asesinatos de David y Mario queden en la más cruel y absoluta impunidad".

Villena insta al Fiscal General, Ramiro Guerrero, intervenir de inmediato para propiciar una revisión de esta determinación de excluir a Sacha Llorenti, entre algunos, para que se reencause el proceso en aras de asegurar que este hecho tan luctuoso y criminal no quede en el olvido y la impunidad.