Escucha esta nota aquí

El presidente Barack Obama advirtió este miércoles que un rechazo del Congreso al acuerdo nuclear con Irán significaría una guerra en Medio Oriente y exhortó a los legisladores a aprobarlo en nombre de la tradición diplomática estadounidense.

"Un rechazo al acuerdo en el Congreso dejaría a toda la administración estadounidense realmente decidida a impedir que Irán se dote de un arma nuclear. Hay una sola opción: otra guerra en Medio Oriente. No lo digo por ser provocador. Es un hecho", advirtió Obama en un discurso en Washington en el que defendió el acuerdo alcanzado entre Teherán y las grandes potencias el 14 de julio.

El Congreso estadounidense votará antes del 17 de septiembre una resolución de desaprobación del acuerdo nuclear. Si la iniciativa resulta aprobada, Obama la vetaría, y para superar ese veto, los legisladores deberían disponer de dos tercios de los votos en ambas cámaras del Congreso, un número que los republicanos difícilmente obtendrían, ya que la mayoría de los demócratas se mantendría en principio fiel al presidente.

Lee más: Estos son los 13 puntos del acuerdo con Irán

La posición de Obama

Para asegurarse de que al menos un tercio de los miembros del Congreso está de su lado, Obama defendió el carácter histórico y pacífico del acuerdo. Para fortalecer su discurso, el mandatario habló desde el mismo lugar en el que su predecesor John F. Kennedy pronunció en 1963, en plena Guerra Fría, un discurso militante en favor del fin de los ensayos nucleares.

"Muchas de las personas que estuvieron a favor de la guerra en Irak están ahora poniéndose en contra del acuerdo nuclear con Irán", dijo el mandatario, urgiendo a los legisladores a optar por el contrario por la tradición estadounidense de una diplomacia fuerte.

"Perderemos algo más preciado. La credibilidad de Estados Unidos como líder de la diplomacia. La credibilidad de Estados Unidos como ancla del sistema internacional".

El presidente critica a Israel

El debate sobre el acuerdo alcanzado en Viena entre Irán y el grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, Francia, China, Reino Unido más Alemania) enfrió considerablemente las relaciones entre Estados Unidos e Israel.

El gobierno de Benjamin Netanyahu condena el acuerdo pues considera que no somete a Irán a condiciones estrictas que impidan que se haga con un arma nuclear, que pudiera eventualmente usar en contra de Israel.

Lee más: Israel rechaza el acuerdo como un "error histórico"

En su discurso, Obama dijo que Israel fue el único país que se expresó públicamente en contra del acuerdo y aseguró que en caso de que Teherán no respete lo acordado será sancionado. "Todas las naciones del mundo que se han expresado públicamente, excepto el gobierno israelí, manifestaron su apoyo" al acuerdo, dijo Obama. El discurso fue traducido al hebreo y retransmitido en la radio pública israelí.