Escucha esta nota aquí

Desde tempranas horas de este lunes, pobladores de comunidades aledañas a la planta separadora de líquidos Río Grande instalaron ocho piquetes de bloqueos impidiendo la salida de cisternas con Gas Licuado de Petróleo (GLP) de la planta. Los protestantes demandan la conclusión de la carretera Los Lotes-Río Grande.

Hasta las 19:30 de este lunes el bloqueo permanecía inalterable, según verificó EL DEBER.

Bloqueo indefinido


Desde el lugar manifestaron que el bloqueo será de forma indefinida. Exigen la presencia de altos funcionarios de YPFB o del Gobierno  y se suscriba un nuevo contrato que permita la conclusión de la obra.

El comandante departamental de la Policía, Juan Carlos Araujo, se encuentra en la zona del conflicto acompañado con un grupo de uniformados. La autoridad se encuentra persuadiendo a los protestantes para levantar el bloqueo, no descartan usar agentes químicos si la medida de presión se extiende.   

En junio de 2013, la Empresa de Construcciones del Ejército (ECE) y la estatal YPFB empeñaron su palabra al presidente Evo Morales y aseguraron la ejecución vial de 44 kilómetros de la carretera Los Lotes-Río Grande, en 727 días, por un monto de 42,35 millones de dólares, es decir, 962.000 dólares por cada kilómetro.

Pasó un año y siete meses y la ECE abandonó la obra con la ejecución de apenas 1 kilómetro. Desde la estatal petrolera YPFB confirmaron que se está alistando una nueva adjudicación, pero con costos superiores que sobrepasan los 55 millones de dólares.

La planta separadora de Río Grande se encuentra ubicada a 55 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Santa Cruz. Empezó a operar en agosto de 2013 con una capacidad de producción de 36.000 garrafas de GLP día.